‘Save Ralph’: un llamado a frenar la experimentación en animales

Cuando vas al súper y pones en el carrito los productos de higiene o cosméticos que necesitas.

¿en qué te fijas al elegirlos? Quizás en su presentación, los beneficios que promete, el aroma, el empaque, el prestigio de la marca y el precio.

Pero, ¿te has puesto a pensar qué hay detrás de la crema, el champú, el bloqueador solar o el maquillaje que usas todos los días? En muchos casos, lo que hay es sufrimiento y maltrato animal; pues, para muchos animales, el precio de la belleza y la higiene de los humanos es su propia vida.

De acuerdo con datos de Humane Society International (HSI), cada año, más de 500 mil animales (conejos, ratas, ratones y conejillos de indias) mueren en el mundo, como consecuencia de las pruebas a las que son sometidos en la industria cosmética.

Pero antes de morir, tienen una vida llena de dolor y sufrimiento, debido a las consecuencias de la aplicación de toda clase de productos, con el fin de comprobar que no causen daño a la salud humana.

En algunas partes del mundo, los conejos están inmovilizados con ataduras en el cuello y les aplican gotas de productos e ingredientes cosméticos en los ojos y en la piel rasurada del dorso. A los cobayos y los ratones les untan productos químicos en su piel rasurada o en las orejas. A ninguno de estos animales les administran analgésicos y a todos los sacrifican al terminar.

Así, estos animales sufren irritación de la piel y los ojos, pérdida de la vista, enfermedades ocasionadas por los químicos, además de las altas dosis de angustia y estrés, al pasar la vida encerrados en un laboratorio.

 

Ralph, la historia de un conejo de laboratorio
Con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de erradicar la experimentación en animales, HSI creó el emotivo cortometraje animado Save Ralph, donde se da a conocer la historia de un conejo llamado Ralph, que es la misma de los miles de animales que se usan en pruebas y experimentos.

Presentado a modo de documental, el corto sigue el día a día de Ralph, quien habla de su estadía en el laboratorio como un trabajo al que se ha resignado. Debido a lo que ha visto a lo largo de su vida, encerrado en el laboratorio, piensa que como conejo ese es su destino y cree que, al ser el humano un ser superior, los animales deben estar a su servicio.

 

Ralph cuenta que sus padres, hermanos e hijos murieron como animales de experimentación. Además, debido a las pruebas que hacen con él, está ciego de un ojo, tiene quemaduras en la espalda y un molesto silbido en un oído, que nunca desaparece y le impide escuchar normalmente.

Con sólo 3 minutos de duración, el cortometraje elaborado en stop-motion ha logrado conmover a millones de personas, gracias a la empatía que Ralph logra causar en el espectador. Pero además de conmover, el objetivo del corto y de la campaña que encabeza es el de volver a las personas más conscientes y selectivas al elegir sus productos.

 

Save Ralph cuenta con la participación de personalidades como Spencer Susser, quien escribió y dirigió el corto; Taika Watiti, director y guionista ganador del Oscar por el guión de la película Jojo Rabbit, quien hace la voz de Ralph. Ricky Gervais, humorista, director, escritor, guionista, músico y actor de cine y televisión, quien es la voz del entrevistador; mientras que Zack Efron, Tricia Helfer, Pom Klementieff y Olivia Munn dan su voz a los conejos que están con Ralph en el laboratorio. Para la versión doblada al español, las voces principales están a cargo de Rosario Dawson y Wilmer Valderrama.

Un largo camino por recorrer
Actualmente, 41 países ya han prohibido las pruebas en animales para la industria cosmética, entre los que se encuentran todos los países de la Unión Europea, Noruega, India, Taiwán, Nueva Zelanda, Australia, Israel, Corea del Sur, Guatemala y Colombia, además de siete estados de Brasil y tres de Estados Unidos.

 

En México, en marzo de 2020, el Senado de la República aprobó el proyecto de ley que busca prohibir las pruebas cosméticas en animales, así como la fabricación, importación o comercialización de cosméticos probados en animales provenientes de cualquier parte del mundo.

Dicho proyecto de ley, respaldado por HSI México y la organización no gubernamental Te Protejo fue aprobado en la Comisión de Salud y posteriormente en el Pleno del Senado, por lo que ahora está pendiente su revisión en la Cámara de Diputados.

 

El objetivo de HSI es lograr que esa cruel práctica sea erradicada de todos los principales mercados de belleza del mundo a fines de 2023. Por ello, la campaña #BeCrueltyFree busca presionar a los gobiernos del mundo para que establezcan las leyes de protección animal que sean necesarias para poner fin a la experimentación en animales.

En este sentido, la campaña no sólo busca crear conciencia para evitar la compra de productos que fueron creados a base del maltrato y la tortura de los animales, sino que también tiene el objetivo de motivar a las personas a firmar una petición para pedir la prohibición de las pruebas en animales, compartir tanto ésta como el corto, difundir el mensaje y realizar donaciones para apoyar este objetivo.

 

Fuente:Harmonia.la