Mascarilla exfoliante con azúcar y miel para rejuvenecer el rostro

El azúcar tiene grandes beneficios cosméticos.



El azúcar es un ingrediente mágico y milagroso que no sólo endulza los postres, también es un gran aliado para el cuidado de la belleza, en especial el cutis y la piel.

A pesar de viejas creencias, el azúcar no es dañina para la piel, de hecho en cantidades moderadas tiene grandes beneficios, especialmente para el cutis.

Y es que los beneficios del azúcar para la piel y el cabello son innumerables; te ayuda a regenerar las células, eliminar la flacidez y a nutrir tu melena al máximo.

La receta rejuvenecedora
Te presentamos cómo preparar una fácil mascarilla de azúcar y limón, y que no te llevará más de 15 minutos hacerla:

Ingredientes:
– Zumo de un limón

– 1 cucharada de azúcar morena

– 2 cucharadas de miel

Preparación:
– Primero, mezcla los tres ingredientes para lograr una consistencia espesa y homogénea.

– Limpia tu rostro con agua tibia, sécalo y aplica la mascarilla, excepto en los ojos y boca.

– Si tienes heridas abiertas en la piel lo mejor es no aplicar la mascarilla. ¿La razón? la mascarilla con limón puede hacer doler más la herida.

– Déjala actuar por unos 10 o 15 minutos.

– El limón tiene las propiedades de emparejar el tono de la piel; el azúcar también limpiará los poros, eliminará la piel muerta, y la miel va a prevenir problemas de acné e hidratará profundamente.

Propiedades y beneficios del azúcar para la piel
– El azúcar morena es un humectante natural pues retiene la humedad en la piel cuando entra en interacción con el agua. Es perfecta para exfoliar el rostro, remover las células muertas y abrir los poros.

– El azúcar ayuda a remover todas las impurezas del cutis. Recuerda que los gránulos de la azúcar morena son más gruesos que los del azúcar refinada.

– En la melena, el azúcar puede regenerar las células capilares y el cuero cabelludo.

– Es alimento para tu cerebro: la glucosa te ayuda a la concentración, si te cuesta trabajo estudiar o enfocarte en una tarea, un té con una cucharada de azúcar puede ayudarte.