Un hombre es tú amigo, ¡Hasta que te le resbalas!

Por supuesto que existe la amistad entre hombre y mujer.

Solo que esto termina cuando nosotras somos las que decidimos entrar en escena, y esto ocurre porque de cierta manera ya no solo lo vemos como un amigo, sino como hombre.

Por naturaleza el hombre siempre será más carnal que la mujer, y si le muestras un tantico de picardía, ¡ay amiga perdiste el año! a menos que ese mejor amigo ya esté netamente comprometido con otra persona y no quiera nada de nada contigo. Un hombre respetuoso y de buenos principios, de esos tantos que se consiguen en la calle.

Imagina si el amigo, anteriormente te estuvo lanzando la onda, que te le resbales un poco será el preámbulo para una continuación, a la cual tú también le darás riendas, pues siempre existirá ese tipo de tensiones durante la amistad. Que los dos logren esquivar esta situación mantendrá lo que iniciaron «una amistad», pero si por el contrario ambos lo permiten ya sabemos que pasara y hasta seria gracioso pasar del beso de mejilla a un beso francés.

Foto: Google.

El detalle está, cuando confundimos el cariño de amigos con el amor de pareja y se comete el error de llegar a lo pasional y que la bonita amistad que tenían termine de la noche a la mañana, aunque creo sucede muy poco. Por ahí dicen que las mejores relaciones salen de amistades, y lo veo muy verídico porque si tienes tanta confianza con esa persona llega un punto donde se compenetran tanto uno con el otro que existe un momento de quiebre y aparece algo muy significativo en esa relación «amor», en lo particular estoy muy de acuerdo con esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.