Desear una relación y conformarse con una relación abierta.

Con la colaboración de Draina LeBrun.

Foto: Google.

Sucede a veces que conoces a una persona y salta una chispa, intereses comunes, el llamado «feeling», una conversación y un café, lleva a una cena y al cine… poco a poco y, sin darte cuenta, acabas hablando de sentimientos con esa persona y es ahí donde interviene un conflicto de intereses.

Tú quieres una relación formal como tal, esa persona, por el contrario, sólo quiere una relación abierta, ¿qué decidir?


Hay varias opciones, la más natural es quedar como amigos, tomar un tiempo si es necesario, y ser simplemente amigos. Hay que tener en cuenta que si eliges esta opción y sigues viendo a esta persona, tus sentimientos serán más fuertes o, en su defecto, te costará más pasar página.

Otra opción, arriesgarte y empezar una relación abierta. Bien, no todas las relaciones abiertas son iguales y mucho menos se empiezan por los mismos motivos:

• Sois tan amigos que tiene miedo de, si la cosa no funciona, perder a su pareja y a su compi de batallas: sí, aunque no lo creas este puede ser un motivo por el cual una persona no quiera empezar una relación.

• Miedo al compromiso o malas experiencias pasadas: tras una desastrosa relación, hay personas a las que les cuesta volver a entrar en una relación.

• Acaba de salir de una relación y no quiere entrar en otra: este es otro motivo por el cual las personas no se comprometen. ¿Quién quiere entrar en una relación tras salir de otra? Nadie.

• Pasión: este es el motivo mayor por el que las personas no quieren una relación como tal sino más bien una relación abierta donde pueden tener intimar con varias personas.

Estos son algunos de los motivos por los que una persona no querría empezar una relación como tal. Pero ¿Cómo decidir si una persona merece la pena y la espera o, por el contrario, es mejor huir? Bueno, cada persona es un mundo y decidir si merece la pena o no arriesgarse es algo de vosotros, eso desde luego, pero no estamos en un mundo de Disney, ni en una historia romántica que yo suela escribir, estamos en algo llamado REALIDAD y cuando una persona dice que sólo quiere una relación abierta, salvo casos excepcionales, eso es lo que quiere, no va a cambiar de parecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.