De mi orgullo aprendí que perdiendo también se gana

 

A veces no entendemos las situaciones que pasan en nuestra vida, sobre todo cuando pensamos que eso que perdemos ha sido lo mejor que teníamos y que nuestra vida jamás volverá a ser la misma; nos invade el dolor, el miedo y la tristeza se convierten en los compañeros incapaces de dejarte por un momento.

Imagen: Pinterest

O al menos así me sentía, perdida y con dolor, pues me había aferrado a una sola idea: alejarme de ti. Me agarré de mi orgullo, ese que tantas veces te molestó de mi carácter; mi forma arrogante, mi vanidad y mi forma de tomar las cosas que siempre me peleaste, que siempre te incomodó de mí. Pero sabía que sería el único que me ayudaría a sobrevivir la ausencia de perderte.

★pin: bonniebbelle ★
Imagen: Pinterest

Porque por más te amaba, desde el fondo de mi corazón sabía que nos estábamos haciendo daño. Nuestras discusiones fueron más allá de lo normal, la forma en cómo nos hacíamos pedazos cuando el enojo nos cegaba ya no estaba siendo nada sano. Pasar más tiempo enojados del que disfrutábamos estando felices me hizo darme cuenta que lo nuestro ya no tenía remedio, ya no podíamos hacer nada para salvarlo, aunque pusiéramos de nuestra parte habían muchas cosas que nos separaban, incluso el mismo amor que sentíamos el uno para el otro.

Ballerine coquine by cocobaudelle
Imagen: Pinterest

Por eso me aferré a mi orgullo y por primera vez pensé en mí, en mi bienestar y en mi tranquilidad. Después de nuestra última discusión, me pediste que te dejara en paz y tranquilo, que ya no querías pelear conmigo, que lo único que necesitabas era estar solo; y entonces lo tomé de una manera muy literal. Por eso decidí alejarme de tu lado y brindarte esa serenidad que tanto me pediste.

ふとした瞬間の横顔がとても綺麗な女性を見ると、なんだか素敵だなと思います。すっと、印象に残りますよね。
Imagen: Pinterest

Y con el tiempo me di cuenta que a veces perder lo que amas también es una forma de ganar, sobre todo cuando lo que ganas se trata de un bienestar hacia conmigo misma. Estoy sola, recuperándome poco a poco de lo mucho que nos dañamos, de lo mucho que nos dijimos, sanando las heridas una a una y tratando de ser feliz. Al final del día quizás no fue orgullo sino un poco de amor propio.

a l i c e m c r a e _
Imagen: Pinterest