Cómo ayuda la vitamina D a personas con depresión

La depresión es una enfermedad muy común que afecta a alrededor del 15% de la población en México. Este padecimiento es crónico y reincidente, y se caracteriza por provocar tristeza constante y pérdida de placer por la mayoría de las actividades.

Los síntomas de la depresión son claros, pero muchas personas nunca son diagnosticadas correctamente. Incluyen desórdenes del sueño, cambios en el apetito, pérdida o aumento de peso repentino, pérdida de energía, falta de concentración y sentimientos de inutilidad o culpa.

La depresión puede ocurrir por diversos factores, y puede ser detonada por eventos particulares (como, en estos momentos, una pandemia mundial). Lo mejor es hablar con un médico sobre nuestros síntomas para recibir tratamiento en caso de que sean severos, pero también existen algunos cambios que se pueden realizar en el estilo de vida de cada persona que pueden ayudar a disminuir los síntomas.

 

1) Tomar descansos de las obligaciones

Bailar, jugar, cocinar, cualquier cosa que rompa con la rutina puede ayudar. Incluso realizar tareas domésticas puede ser un buen descanso para la mente.

 

2) Hacer ejercicio

No importa si te gusta correr o llevas años sin ejercitarse, cualquier nivel de actividad física puede ser de gran ayuda. Bailar con una clase de Zumba en YouTube o salir a caminar, todo lo que eleve el ritmo cardíaco ayuda. Incluso caminar dentro de tu casa tiene beneficios. ¡Lo puedes hacer mientras hablas por teléfono!

 

3) Meditación

Esta práctica no es una cura para la depresión, pero tiene muchos beneficios que pueden ser de gran ayuda. La meditación te permite concentrarte en el ahora, tomar conciencia de lo que tu cuerpo necesita y calmar los pensamientos.

4) Alimentación

Comer frutas y verduras y mantenerse hidratado son consejos que ayudan para casi cualquier padecimiento, y la depresión no es la excepción. Disminuir el consumo de comida chatarra te hará sentir mejor física y mentalmente.

 

5) Obtener suficiente vitamina D

La vitamina D es un nutrimento que además de ser un elemento importante para la salud de los huesos, también se ha relacionado con la producción de serotonina. Las personas con depresión frecuentemente tienen niveles bajos de este neurotransmisor, por eso es tan importante asegurarnos de recibir suficiente vitamina D.

 

Este nutriente se obtiene principalmente de la luz del sol, pero a partir de los 40 años se vuelve cada vez más difícil para el cuerpo convertir los rayos del sol en vitamina D. También la podemos obtener de algunos alimentos, principalmente pescados, pero la forma más sencilla de obtener la cantidad necesaria de vitamina D es por medio de suplementos. La cantidad recomendada en las guías para corregir la deficiencia de esta vitamina son 4000 UI, consulta a tu médico para que te diga que opción tomar.

 

La depresión es un padecimiento común, si tú o alguien de tu familia presenta síntomas es importante tomarlos en cuenta y buscar una solución.

 

Fuente:BIENESTAR180